Periódico Diagonal

Diagonal es un periodico de información alternativa

+ info www.diagonalperiodico.net

Secciones

RSS .:. Sindicación

Feed Icon
Google
Delicious
Yahoo!
Bloglines
Newsgator
Feedster
MultiRSS
rMail
RSSFwd
Monitor This

Recibir en tu email

Introduce tu dirección de email

Cortesía de FeedBurner

Ecología

Juan Torres López: La nueva estafa eléctrica

El ingeniero Antonio Moreno, que en su página www.estafaluz.com viene denunciando desde hace años las estafas que cometen las empresas eléctricas españolas, ha vuelto a poner de manifiesto que la nueva tarifa que acaba de aprobar el gobierno de Mariano Rajoy representa un verdadero atraco a los consumidores. Como se puede leer con más detalle en dicha página (http://bit.ly/1fnGTKa) eso es así por varias razones:

- En primer lugar, porque con esa tarifa se obliga al usuario a consumir electricidad ignorando el precio que va a pagar en cada momento por ella, salvo que tome medidas que, por su complejidad y frecuencia, son de muy difícil adopción.  Así, para que el usuario supiera el precio del kWh en el momento del consumo, tendría que acceder cada día a la web del OMIE (Operador del Mercado Ibérico de Electricidad) y tomar nota de los 24 precios horarios. Y, a partir de esa información, modificar cada día sus hábitos de consumo, para adaptarlos según más le conviniese, a los diferentes precios.

La nueva tarifa afecta muy especialmente a los millones de usuarios que tienen contratada una tarifa con discriminación horaria, ya que no tiene en cuenta períodos punta, valle o llano, eliminando con ello cualquier posibilidad de programación del consumo en función de los citados períodos. Algo que es muy importante para su bolsillo pues el precio del kWh sufre variaciones lo largo del día que pueden llegar a ser brutales. Tal y como demuestra con un ejemplo real Antonio Moreno, entre el precio más caro y el más barato puede haber una relación de 180 a 1.

- En segundo lugar, porque los 19 millones de contadores electromecánicos que actualmente hay instalados están incapacitados para registrar el consumo horario, lo que impide que ni la compañía eléctrica ni el usuario puedan comprobar cuántos kWh han sido consumidos cada hora. Los consumidores están así completamente indefensos pues la compañía eléctrica podría pasar los kWh consumidos en una hora de bajo precio a otra de precio alto sin que pudieran hacer hacer nada para evitarlo.

- Los 7 millones de contadores telegestionables instalados tampoco registran el consumo horario si la compañía eléctrica no modifica el firmware de cada contador. Pero incluso así, para poder comprobar la exactitud de una factura los usuarios tendrían que realizar las siguientes operaciones, según Antonio Moreno:

a) Tomar nota (a mano) del contenido de los 1.440 registros del contador en los que están almacenados los consumos horarios correspondientes a los 60 días del período de facturación indicado en la factura (720 registros, si la factura es mensual).

c) Tomar nota de los precios horarios correspondientes a esos 1.440 consumos consultando diariamente la página web de la OMIE: http://www.omel.es/files/flash/ResultadosMercado.swf.

d) Multiplicar cada consumo por su precio horario y obtener el importe total.

Es evidente, por tanto, y como también ha señalado la asociación de defensa de los consumidores FACUA, que este tipo de tarifa vulnera la Ley del sector eléctrico de 2013, cuyo artículo 44 establece que los consumidores tendrán derecho a:

“(…) i) Ser suministrados a unos precios fácil y claramente comparables, transparentes y no discriminatorios.

j) Recibir información transparente sobre los precios y condiciones generales aplicables al acceso y al suministro de energía eléctrica (…)

n) Estar informados del consumo real de electricidad y de los costes correspondientes de acuerdo a lo que reglamentariamente se establezca, sin coste adicional”.

Una vez más, y solo para beneficiar a los grandes oligopolios eléctricos y a los bancos, el gobierno español se salta a la torera sus propias leyes, ahora solo un mes después de haberlas publicado y con otra medida de las que hay que tomar nota para exigir su derogación inmediata en cuanto el PP salga del gobierno.

Artículo publicado en Público.es (ganas de escribir) y recogido de la web de Attac.

Esther Vivas: Mercadona, ¿supermercados de confianza?

Foto de Esther Vivas, tomada de www.esthervivas.com

Os copy-pasteo este buen artículo (como siempre) de Esther Vivas sobre Mercadona. El original lo podéis leer aquí.

Mercadona no es solo una cadena de supermercados, es mucho más. Mercadona significa poder. Y al frente, su fundador y presidente Juan Roig. Sin embargo, más allá de la imagen de empresa familiar, que crea empleo en tiempos de crisis, que cuida de sus trabajadores, su trastienda esconde una realidad poco conocida, y aún menos publicitada: financiación partidista, explotación laboral, desaparición del pequeño comercio, ahogo del campesinado, alimentos kilométricos. Esta es la otra cara de Mercadona.

Ni la crisis ha sido impedimento para que Juan Roig, un hombre hecho a sí mismo -como le gusta presentarse, se haya convertido en la segunda fortuna del Estado español, según la revista Forbes, con un total de 5.800 millones de euros en su bolsillo. Nada más y nada menos. Un patrimonio que atribuye a la “cultura del esfuerzo”, a la que acostumbra a apelar. Su receta para salir de la crisis es sencilla, solo se trata de una cuestión de esfuerzo: “La crisis durará más o menos años dependiendo de si cambiamos nuestra actitud y pensamos más en nuestros deberes y menos en nuestros derechos”. Aceptar la reforma laboral, imagino, debe formar parte de este esfuerzo.

Mercadona ha sabido sacar como ningún otro supermercado partido de la crisis. Desde 2008, sus ganancias han aumentado un 58%, consolidándose como el número uno de la gran distribución alimentaria. En 2012, sus ventas anuales fueron de 19 mil millones de euros, más del doble que su seguidor directo Carrefour. Y su cuota de mercado: 21%, prácticamente la misma que suman juntos Carrefour, Dia y Eroski, según datos de Kantar Worldpanel. ¿Su “receta mágica”? Según la empresa: siempre precios bajos, comercio de proximidad, etc. Sin embargo, hay una parte de la “receta” que suele “olvidar”.

Juan Roig comparecía, esta misma semana, en la Audiencia Nacional por los ‘papeles’ de Bárcenas, la “presunta” contabilidad B del Partido Popular (PP). Unos ‘papeles’ que señalan al magnate de los supermercados y apuntan a supuestas donaciones de Mercadona al PP por valor de 240 mil euros. Juan Roig, ante el juez Pablo Ruz, lo negó todo. Aunque, admitió donativos a la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), del expresidente José María Aznar, por un valor total de cien mil euros en 2005 y 2012, y otra de cantidad similar a la la fundación Mujeres por África, de la exvicepresidenta del Gobierno por el PSOE María Teresa Fernández de la Vega. Así, todos contentos. Juan Roig declaró, también, haberse reunido “cinco o seis veces” con el presidente del Gobierno Mariano Rajoy. No en vano, según una encuesta de Ipsos, 2013, se trata del tercer empresario más influyente, detrás de Emilio Botín y Amancio Ortega.

Modelo alemán

Mercadona ha hecho siempre gala de contratos estables, salarios por encima de la media del sector, formación y apuesta por la conciliación entre la vida familiar y laboral. No obstante, el mismo The Wall Street Journal alababa el “modelo alemán” de la empresa y lo consideraba la clave de su éxito: condiciones de trabajo flexibles y salarios ligados a la productividad. Lo que no parece lo más adecuado para conciliar la vida personal con el trabajo ni lo mejor para una remuneración estable. De hecho, el mismo Juan Roig, como presidente del Instituto de la Empresa Familiar, que agrupa a un centenar de empresas líderes en su sector, ha exigido reiteradamente la “necesaria” flexibilización del mercado laboral, la reducción del coste del despido, el retraso de la edad de jubilación a los 67 años, el traslado de los festivos entre semana a los lunes a fin de evitar “los puentes” y la desvinculación de la subida salarial al aumento del IPC. Todo claro, pensando en los trabajadores.

Las denuncias a Mercadona por abusos laborales son múltiples y vienen de lejos: despidos improcedentes, política antisindical, presión extrema sobre la plantilla, dificultades para obtener la baja, acoso. En 2006, empezó un largo conflicto en el Centro Logístico de Sant Sadurní d’Anoia, encargado del abastecimiento de los supermercados de Catalunya, Aragón y Castelló, cuando varios mozos de almacén comenzaron un proceso de auto-organización frente a los atropellos de la empresa con el apoyo del sindicato CNT. La respuesta de Mercadona no se hizo esperar: tres empleados a la calle. Esto desencadenó una larga huelga de marzo a septiembre de 2006. Muchos otros son los casos que se podrían contar. Solo añadiremos uno más: el de Francisco Enríquez, siete años en un Mercadona en Málaga, despedido en octubre de 2013 tras ser elegido delegado sindical de CGT. A menudo, la realidad desmiente el marketing.

Adiós fruteros

La desaparición del pequeño comercio es otro de los “daños colaterales” de la proliferación de los supermercados. Aunque desde Mercadona afirman que allá donde se instala uno de sus establecimientos se desarrollan varias tiendas a su alrededor. Sin embargo, yo diría que se instalan muy a su pesar. Y no se trata de cualquier tienda sino de fruterías que aprovechan el insípido y envasado producto fresco que vende Mercadona para ofrecer una alternativa a los clientes de la cadena. El propio Juan Roig lo dejaba claro al afirmar que alrededor de cada Mercadona “no hay ningún colmado pero hay ocho fruterías”. Y añadía: “Sin ir a Harvard sino a ‘Harvacete’, los fruteros son más listos que nosotros”. ¿Cuál es su objetivo ahora? Ni colmados ni fruterías en las inmediaciones de Mercadona. La empresa lanzó, a finales de 2013, una nueva estrategia para vender directamente productos frescos.

Campesinos, ganaderos y proveedores tampoco están muy satisfechos con Mercadona. Sindicatos agrarios como COAG han denunciado varias veces como el proceso de concentración de los supermercados en pocas manos favorece su enriquecimiento a costa de la reducción de ingresos de los agricultores y ganaderos. En junio de 2013, campesinos canarios concentrados a las puerta de un Mercadona en Las Palmas de Gran Canaria regalaron ocho toneladas de patatas para denunciar los precios de miseria que les pagaba el supermercado, por debajo del gasto de producción. Según COAG Canarias, las grandes cadenas de distribución entran en “guerras de precios” para ganar cuota de mercado y esto “lo paga los que están al principio de la cadena”.

No se trata de un caso puntual. La Unións Agrarias y la Asociación Sectorial de Criadores Avícolas de Galicia denunciaron, en agosto de 2013, ante el Consello Galego da Competencia como siete supermercados vendían el pollo por debajo del coste de producción y prácticamente al mismo precio. La  Unións Agrarias acusaba directamente a Mercadona de “liderar” el pacto de precios: “Si Mercadona varía 10 céntimos el precio, las demás superficies no tardarán en hacerlo”. Lo que pone en una situación “muy difícil”, añadían, a las casi 800 granjas existentes en Galicia. Juan Roig dice que Mercadona quiere “dignificar el trabajo del agricultor, pescador y ganadero de nuestro país” y defiende que “ganaderos y agricultores tienen que ganar dinero”. Las palabras, sin embargo, se quedan en papel mojado.

Alimentos kilométricos

Los alimentos en Mercadona, ¿de dónde vienen? Un informe de Amigos de la Tierra señala que si los alimentos que compramos llevaran un contador, la media de kilómetros recorridos antes de llegar a nuestro plato sería de 5.000. Mercadona, la mayor cadena de supermercados, no debe ser una excepción. El sindicato COAG denunció, en marzo de 2009, el acuerdo entre Mercadona y la empresa portuguesa Sovena, cuyo principal accionista es uno de los yernos de Juan Roig, para plantar olivar y producir aceite de oliva en Portugal y el norte del Magreb, deslocalizando la producción.

Y es que ni la famosa orxata valenciana parece ser ya de Valencia. La Unió de Llauradors destapó, en abril de 2013, que la orxata comercializada en Mercadona no llevaba el distintivo de Denominación de Origen con lo cual, muy probablemente, la xufa original venía de África, con la consiguiente explotación laboral de sus productores y el impacto medioambiental de dichos alimentos “viajeros”. Mercadona lo negó, pero no pasó a etiquetar sus productos con esta denominación, como sí hacen otros supermercados, por lo tanto el origen de la xufa es desconocido. Asimismo, se han detectado, también, en Mercadona naranjas etiquetadas como valencianas pero con origen en Argentina, calabazas de Panamá, pescado congelado africano o de América del Sur, así como otros productos con muchos kilómetros a sus espaldas.

Mercadona invierte miles de euros en cuidar su imagen. “Supermercados de confianza”, nos dice. ¿Seguro?

1ª Feria de Economía Solidaria, 16 y 17 de noviembre en Bilbo

Pulsa para visitar la web de la 1ª Feria de Economía Solidaria

REAS Euskadi (Red de Economía Alternativa y Solidaria), en el marco de la construcción e impulso del Mercado Social, organiza la Feria de Economía Solidaria, que se celebrará los próximos 16 y 17 de noviembre en el Mercado y Plaza del Ensanche de Bilbao.

El objetivo de esta feria es fortalecer y visibilizar la Economía Solidaria, una realidad socioeconómica en crecimiento que ofrece a través de sus prácticas respuestas reales a la crisis actual en diversos sectores como el productivo, los servicios, la comercialización, el consumo o el sector financiero, a través de modelos empresariales y proyectos sociales que basan su viabilidad en una realidad integral, económica, social y ambiental. Con la feria queremos acercar el Mercado Social a la ciudadanía y promover la inter-cooperación entre personas y organizaciones productoras y personas consumidoras.

La feria contará con stands informativos y de venta de productos y servicios de alrededor de 50 organizaciones y empresas de economía solidaria que forman parte del Mercado Social: finanzas éticas, agricultura local y ecológica, transporte sostenible, comercio justo, energías renovables, construcción, textil, mensajería, hostelería, reciclaje, moneda social, intervención social, etc. Además se realizarán presentaciones de productos/servicios, charlas, talleres y exposiciones y actividades infantiles y culturales. Para todo ello, la Feria contará con cuatro espacios: Azoka (exposición y venta), Aretoa (charlas y presentaciones), Txiki Gune (actividades infantiles) y Txozna (barra, kupela, talo...).

En los siguientes enlaces podéis descargaros el cartel, el flyer y el avance del Programa. Así mismo hemos elaborado varios spots y cuñas de radio que podéis verlos y escucharlos en los siguientes enlaces: spot 1 encastellano y en euskera; spot 2 en castellano y euskera; cuña de audio 1 en castellano y euskera; cuña de audio 2 encastellano y euskera; cuña de audio 3 en castellano y euskera. Os pedimos que difundáis al máximo estos soportes de comunicación, además puedes seguirnos en twitter: @merkatusoziala y dale “me gusta” a nuestra página de facebook: Merkatu Soziala. Toda esta información y mucha más podéis encontrarla en la página web de la feria:www.goazenazokara.org

 

J.A. Urra Urbieta: Fracking: fractura geológica, fractura económica, fractura ecológica y fractura social

Tras la negativa de los partidos partidarios del fracking (EAJ-PNV, PSE-EE, PP y UPyD) a la prohibición desde el parlamento vasco de la páctica del fracking, solictada por las Juntas Generales de Álava/Araba, os traemos un interesante artículo recogido en la web de ATTAC y publicado por J.A. Urra Urbieta (Comisión Justicia Fiscal y Financiera Global de ATTAC España) en La Porta Verda. Merece la pena leerlo: 

En geología, hydrofracking,o fracking de manera abreviada, es un término anglosajón para referirse a la técnica de fracturación hidráulica para la extracción de hidrocarburos no convencionales, fundamentalmente gas natural no convencional, el laureado shale gas o gas de esquistos, que no es otra cosa que metano.

Básicamente, el fracking consiste en la extracción de ese gas natural no convencional mediante la fracturación de la roca madre poco o nada porosa, fundamentalmente esquistos de pizarras, donde se aloja de forma muy fragmentada y dispersa. Para extraer las incontables microburbujas de metano atrapadas en las formaciones de esquistos de pizarras se utiliza una técnica de perforación mixta: primero se perfora a gran profundidad, hasta unos 5.000 metros, en vertical, y posteriormente, a partir de ese pozo, se perfora varios kilómetros, entre 2 y 6, en horizontal. Una vez realizadas la perforación vertical y horizontal, se inyecta por ellas agua con un alto porcentaje de arena (hasta un 98%) y una serie de aditivos químicos (hasta un 4%) a gran presión, lo que provoca que la roca madre se fracture y las microburbujas de metano se liberen y asciendan a la superficie a través del pozo vertical. El proceso se repite perforando vertical y horizontalmente a lo largo de toda la veta de roca rica en gas, lo que genera que parte de la mezcla inyectada vuelva a la superficie en forma de residuo (entre un 15% y un 85%), además de dejar la litosfera de la zona de perforación como un queso gruyere.

Desde el punto de vista económico, la explotación del gas de esquisto mediante fracking se puede considerar toda una fractura económica, además de la geológica, pues en la actualidad se puede afirmar sin lugar a dudas que se trata de una práctica no rentable económicamente.

Una vez alcanzado el pico mundial de la producción de petróleo convencional, o el momento en el cual se alcanza la tasa máxima de extracción global de petróleo y tras el cual la tasa de producción entra en un declive terminal, tal como reconocen ya sin paliativos un número creciente de organismo e instituciones internacionales, se han generado unas superlativas expectativas en la explotación del gas de esquistos mediante esta antigua práctica y nueva promesa, primero fundamentalmente en Estados Unidos, país de los primeros en alcanzar su pico local de producción de petróleo convencional allá por 1973 y en el que se concentran los principales recursos de este gas, extendiéndose posteriormente al resto del mundo. Pero, desgraciadamente, recursos no son reservas, y la extracción de este gas mediante fracking se está probando, como se preveía, costosa en términos energéticos e inviable en términos económicos.

La extracción del shale gas depende, al igual que la del petróleo convencional, más de la energía requerida en el proceso de su extracción que de su coste económico. Esto es lo que se conoce como Tasa de Rentabilidad Energética (TRE), o el cociente entre la cantidad de energía total que es capaz de producir una fuente de energía y la cantidad de energía que es necesario emplear o aportar para explotar ese recurso energético; y su límite físico, marcado por la termodinámica, es 1, o sea, el momento a partir del cual hemos de invertir en el proceso de producción o extracción más energía que la que obtenemos mediante dicho proceso. En el caso del gas de esquistos y el fracking, los escasos estudios independientes realizados hasta la fecha arrojan unas TRE estimadas escandalosamente bajas. Así, teniendo como referencia que la TRE de los mejores yacimientos de crudo convencional no supera la cifra de 20:1 o 15:1, o que la de los campos de aerogeneradores eólicos se encuentra en torno a 15:1, resulta que la del gas de esquistos no supera la impresionante cifra de 3:1 o 2:1. Además, la productividad de estos pozos es muy baja (alrededor de unas 200 veces menor que la de un pozo convencional); y su producción decae muy deprisa, tanto que durante el primer año un pozo de gas no convencional típico produce el 80% de todo el gas de su vida útil (los ritmos de decaimiento son tan rápidos que se tiene que estar perforando continuamente y a gran velocidad nuevos pozos para mantener la producción, y este ritmo crece a medida que se intenta producir más gas por este método, lo cual pone un límite absoluto a la producción total anual; como ejemplo, en el yacimiento de la cuenca Barnett de Dallas, uno de los mayores de Estados Unidos, en menos de 5 años desde el comienzo de su explotación se han dado por agotados 16.000 de los 22.000 pozos practicados en la cuenca).

Con todo, como ya evidencian numerosos estudios, informes y noticias, el gas de esquisto no es rentable económicamente: las empresas que se dedican a la explotación del gas de esquisto perdieron 10.000 millones de dólares sólo en 2012, con pérdidas aún más abultadas durante 2010 y 2011, como denuncia Dave Hughes en su artículo de análisis en la revista Nature; por su parte, el CEO de Exxon Mobile, Rex Tillerson, reconoció en un alarde de sinceridad, en declaraciones a The New York Times en Agosto del año pasado, que las empresas del sector “estaban perdiendo hasta la camisa“; y hasta la holandesa Royal Dutch Shell ha anunciado recientemente por boca de su CEO, Peter Voser, que probablemente retirará sus inversiones en este sector norteamericano… Tan solo parece tratarse de otra gran burbuja de las tantas que en los últimos años se viene inflando, en este caso orquestada por Wall Street, tal como recoge también un número creciente de informes, como el de Deborah Rogers, del Energy Policy Forum, una analista energética con muchos años de experiencia, que ha estudiado la economía de las explotaciones y quién está detrás de sus esquemas de financiación; y ya sabemos cómo terminan antes que después las burbujas económicas…

Pero, además de una fractura geológica y económica, la explotación del shale gas mediantefracking constituye también una peligrosa fractura ecológica por diferentes motivos ya bien constatados: consumo hídrico, contaminación de acuíferos, emisiones de metano, generación de actividad sísmica, y degradación territorial por el uso del suelo.

La explotación de hidrocarburos no convencionales mediante fractura hidráulica implica un consumo de agua bastante significativo, que en el caso del gas de esquisto se produce en una proporción de 2,33 barriles de agua por cada barril equivalente de petróleo (bep = aproximadamente 159 litros). Esta cantidad de agua no es significativamente mayor a la que requiere la extracción de petróleo convencional, pero se requiere en algunas zonas donde nunca antes se habían producido estos usos del agua, y en algunos casos comporta los mismos riesgos y problemas que cualquier otra industria intensiva en el uso del agua: aumento del estrés hídrico, salinización y contaminación por metales pesados en los pozos, etc.

Además, para acceder a las formaciones de esquistos se ha de perforar roca sello, encontrándose los acuíferos siempre encima de ella, con lo que inevitablemente se tienen que atravesar. Amparándose en secretos patentados, sic, aunque como sabemos las patentes no funcionan así, las compañías no revelan la composición de sus cócteles. Análisis in situ realizados por activistas revelan que los cócteles usados frecuentemente están compuestos por sustancias cancerígenas, mutagénicas y tóxicas (incluyendo benzeno, tolueno, etil-benzeno, xilenos…). Resulta muy ilustrativa la infografía deThe New York Times sobre la contaminación asociada con las plantas e instalaciones de fracking. En muchos casos se han encontrado cantidades muy significativas de estas sustancias tóxicas, y del propio gas natural filtrado, en los suministros de agua que se alimentan de pozos en las zonas adyacentes (como denuncian documentales como Gasland). No es de extrañar, pues como señalan Aitor Urresti y Florent Marcellesi, en cada pozo entran aproximadamente 4.000 toneladas del cóctel químico. Este problema de la contaminación directa de los acuíferos es el que habitualmente más preocupa a las poblaciones circundantes, particularmente porque nadie ha sido capaz aún de estimar cuánto tiempo se necesita para que el acuífero se recupere; tienen motivos para ello, como hemos podido comprobar recientemente en Colorado… Más allá de esta contaminación de acuíferos, es habitual la emisión de gases diversos, como compuestos volátiles orgánicos y, en algunos casos, radón; sin contar con que es una industria con un impacto significativo en emisión de gases, no sólo CO2, sino también el propio metano (CH4), con una capacidad de efecto invernadero por unidad emitida 25 veces superior a la del CO2.

Otro de los riesgos del fracking es la generación de sismicidad, y no se trata de una leyenda urbana sino de algo cierto y preocupante, pues la fractura de las láminas de pizarra y la lubricación con agua pueden favorecer el desplazamiento de masas de tierra y causar terremotos. Según un estudio publicado en Science el pasado mes de Julio por científicos de la Universidad de Columbia, el incremento de la actividad sísmica estaría relacionado con la inyección de la mezcla química utilizada para extraer el gas mediante esta técnica, pudiendo generar seísmos de hasta 3,6 de magnitud en la escala Richter. A su vez, una de las técnicas principales utilizada para deshacerse de los líquidos contaminantes que se extraen del proceso de fracking, consistente en su inyección en pozos subterráneos a gran profundidad, puede producir terremotos de magnitudes mayores, hasta 5,7 en la escala Richter, según otro estudio publicado en Geology el pasado mes de Marzo; algo que ya hemos podido comprobar en vivo y en directo en la comarca del Baix Maestrat como consecuencia de las mismas técnicas de inyección en la plataforma Castor de Escal UGS, propiedad de ACS.

Por si todo lo anterior fuera desdeñable, estamos hablando de una industria pesada, que requiere de un tráfico constante de materiales y personal, con infraestructura, logística, transporte, alojamiento, etc. Y como se trata de una industria que requiere de una gran logística pero que, como hemos argumentado, tiene una vida muy corta, el impacto sobre el territorio es enorme, y las prisas, descuidos y errores pueden destruir en poco tiempo lo que puede llevar décadas recuperar.

Finalmente, considerando la exposición anterior, todo apunta a que la explotación del gas de esquisto mediante fractura hidráulica constituye una práctica industrial de elevado coste, nula rentabilidad económica y muy alto riesgo; que más que suponer la solución a nuestros problemas, puede bien venir a incrementarlos aún más.

En este sentido, cabe preguntarse por qué cuando la inviabilidad económica del gas de esquisto es ya patente en Estados Unidos y en un número creciente de territorios, cuando nuestros vecinosfranceses han decidido ya la prohibición de esta técnica en todo su territorio tras una amplia deliberación social en la que ha prevalecido un criterio de prudencia ante sus elevados riesgos, aquí el Senado primero y el Congreso después dan luz verde con nocturnidad y alevosía, y desatendiendo toda evidencia y cualquier oposición, a su práctica en nuestro territorio. ¿Qué tácitos intereses guían a nuestro gobierno para también en este sensible y evidente asunto actuar de la forma a la que ya nos vienen acostumbrando? ¿Contribuirá la explotación del gas de esquisto mediante frackingtambién a la fractura social española ya iniciada? Me temo que, decidiendo así sobre un asunto tan evidente y al que acompañan tan enormes riesgos, las cosas deben de estar mucho peor de lo que nos pretenden hacer creer en cuanto a la crisis, su relación con la energía y las verdaderas posibilidades de crecimiento que ni están ni se las espera…

Nota del autor“Un explícito y especial reconocimiento, como incentivo del aprendizaje e inspiración de este breve artículo divulgativo, al compañero Antonio Turiel Martínez y su magnífico trabajo en The Oil Crash”.

Dr. José Anastacio Urra Urbieta, profesor Titular de Escuela Universitaria, Universitat de València, Facultat d’Economia

Vídeo: Un niño de 11 años desmonta a Monsanto y los transgenicos en menos de 5 minutos

Uno de los vídeos más directos que he visto en tiempo. Se trata de un chaval norteamericano de 11 años, que en una charla de TED desmonta a Monsanto, los transgénicos (OMG) y la industria agroalimentaria en menos de 5 minutos.

Merece la pena verlo, de verdad:

Birke Baehr: ¿Qué pasa con nuestro sistema alimentario?

 Puedes verlo en la web de TED (más de un millón trescientas mil vistas en estos momentos) pulsando en este enlace.

El PP va a modificar la ley para volver a abrir la Central Nuclear de Garoña y tu...

Garoña: el PP cambiará la ley para volver a abrir la central nuclear más peligrosa del estado

 

¡Actuemos YA!: Monsanto vs. la Madre Tierra

Act Against Monsanto 9/15

 Es increíble, pero Monsanto y compañía han vuelto a la carga. Estas codiciosas empresas de biotecnología han encontrado la manera de obtener el control exclusivo sobre las semillas de la vida -- la fuente de nuestro alimento. Están intentando patentar variedades de las frutas y verduras que comemos cada día, como el brócoli, los melones o los pepinos, prácticamente obligando a agricultores de todo el mundo a comprar sus semillas, bajo la amenaza de ser demandados si se niegan.

Pero podemos evitar que compren, pedazo a pedazo, nuestra madre tierra. Empresas como Monsanto han encontrado agujeros legales en la legislación de la Unión Europea para poseer los derechos exclusivos sobre las semillas convencionales. Sólo necesitamos cerrarlos antes de que sienten un peligroso precedente global. Para lograrlo, debemos conseguir que países como Alemania, Francia y los Países Bajos (donde ya está creciendo la oposición) pidan que se vote por la paralización de los planes de Monsanto. La comunidad de Avaaz ya ha logrado en el pasado que los gobiernos cambien de postura y podemos conseguirlo de nuevo esta vez.

Muchos políticos y agricultores ya se han opuesto a estas patentes, pero necesitamos darles una inyección de poder ciudadano y presionar a estos países para que Monsanto mantenga sus garras lejos de nuestra comida. Firma ahora y comparte la petición con todo el mundo para ayudar a construir el clamor más grande de la historia en defensa de la comida:

http://www.avaaz.org/es/monsanto_vs_mother_earth_rb/?btRekab&v=24007

Una vez que existe una patente en un país, otros países empiezan a recibir una enorme presión para adoptarla a través de negociaciones y acuerdos comerciales. Por esta razón, patentar alimentos cambia todo el funcionamiento de nuestra cadena alimentaria: durante miles de años los campesinos elegían qué semillas usar para sus cultivos sin preocuparse de ser demandados por violación de derechos de propiedad intelectual. Pero ahora las empresas de biotecnología están consiguiendo las patentes de las semillas y obligando a los agricultores a pagar cánones altísimos. Los agricultores ni siquiera pueden guardar las semillas patentadas para la próxima temporada de siembra. Monsanto ha demandado a cientos de ellos por usar el viejo arte de almacenar simientes para cultivar después. Monsanto & co. dicen que estas patentes generan innovación, pero lo que están creando es un monopolio corporativo sobre nuestra comida.

Afortunadamente, la Oficina de Patentes Europea está controlada por 38 países miembros que, con un voto, pueden bloquear aquellas patentes que hacen peligrar la comida cultivada a través de métodos convencionales. Incluso el Parlamento Europeo se pronunció al respecto, oponiéndose a estas patentes destructivas. Ahora, una oleada de presión pública podría empujar a prohibirlas de una vez por todas.

La situación ya es dramática. Monsanto es dueña del 36% de las variedades de tomates, el 32% de los pimientos y el 49% de los tipos de coliflor registrados en EE.UU. Con un simple cambio de regulación podríamos proteger nuestra comida, a nuestros agricultores y a todo el planeta del dominio corporativo. Está en nuestras manos hacerlo ya:

http://www.avaaz.org/es/monsanto_vs_mother_earth_rb/?btRekab&v=24007

La comunidad de Avaaz nunca le ha temido a las grandes corporaciones que pretenden secuestrar nuestras instituciones. Hemos ayudado a frenar la mafia de Rupert Murdoch y también hemos logrado que las grandes compañías de telecomunicaciones dejen Internet en paz. Llegó la hora de defender nuestra cadena alimentaria de esta amenaza corporativa.

Más Información:

La OEP aprovecha los vacíos legales para conceder patentes sobre las semillas, vegetales e incluso sobre las cosechas (Conciencia Eco)
http://www.concienciaeco.com/2012/05/23/la-oep-aprovecha-los-vacios-legales-para-conceder-patentes-sobre-las-semillas-vegetales-e-incluso-sobre-las-cosechas/

Monsanto litiga contra un pequeño agricultor que replantó sus semillas (El País)
http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/02/19/actualidad/1361295126_570569.html

¿Patentar la vida? Normas y usos europeos para patentar invenciones biotecnológicas (OEP)
http://www.oepm.es/cs/OEPMSite/contenidos/Folletos/FOLLETO_2_PATENTAR_LA_VIDA/017-12_EPO_biotecnology_web.html

Monsanto tiene cada vez menos amigos en Europa, siete países se suman al rechazo (Veo Verde)
http://www.veoverde.com/2012/05/monsanto-tiene-cada-vez-menos-amigos-en-europa-siete-paises-se-suman-al-rechazo/

Las semillas y las patentes sobre la visa (World Agriculture Report) Solo en inglés
http://www.globalagriculture.org/index.php?id=2156